Levantando la mirada

Una caricatura que apareció en cierto diario mostraba a mucha gente en una calle del centro de una ciudad. Cada persona inclinaba la cabeza hacia abajo en un mismo ángulo y fijaba sus ojos en la acera. Debajo de la caricatura aparecía la siguiente leyenda: “Ya casi nadie mira hacia arriba”.

¡Qué cierto es esto! El hombre de hoy, rodeado de la selva de acero y de concreto que él ha edificado y en la cual tiene que labrar su existencia para él mismo y para su familia, ha perdido la capacidad de “mirar hacia arriba” y sobre todo de levantar la mirada a Dios.

Lo que tú y yo necesitamos es salir de las sofocantes paredes con las cuales hemos rodeado nuestra vida y levantar la mirada a Dios para ver sus grandes promesas. Sus promesas nunca desaparecen, pues “son eternas” y están presentes en todo momento para nosotros.

El rey David, quien había pasado su juventud pastoreando ovejas cerca de las montañas de Judea, llegó a saber que había poder espiritual al mirar hacia Dios.

Escuchemos el cántico del pastor de ovejas que había llegado a ser rey que dice lo siguiente: “Alzaré mis ojos a los montes; ¿de dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Dios, que hizo los cielos y la tierra. No dará tu pie al resbaladero, ni se dormirá el que te guarda. He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel… Dios te guardará de todo mal; él guardará tu alma. Dios guardará tu salida y tu entrada desde ahora y para siempre” (Salmo 121:1-2).

 

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

CONTACT US

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Sending
Indique Nombre y Apellido
Correo Electronico
Ciudad o Provincia
Indique Nombre y Apellido
Correo Electronico
Ciudad o Provincia

Log in with your credentials

Forgot your details?