Esperanza para vivir

LA MUERTE DE UN SER QUERIDO

Cuando un ser querido muere, lo habitual es que nos sintamos abrumados por la angustia, el dolor y la tristeza. En un primer momento nuestro dolor puede traducirse en reacciones físicas. Sentimos un nudo en la garganta y nos cuesta tragar o hablar, a lo que se añade un malestar generalizado en todo el cuerpo. Se trata más bien de una vaga sensación de padecimiento que percibimos en todo el cuerpo, pero en ningún lugar en particular.

A veces esas reacciones físicas se manifiestan por espasmos y dificultades respiratorias que se alivian con suspiros profundos. Otras veces tenemos una sensación moderada de nausea y una impresión de vacío en la boca del estómago. También podemos sentimos débiles y abatidos. Nuestros brazos pesan y nos tambaleamos al andar.

En realidad, hay una clara pérdida del control muscular provocada por una sensación extraña que en algunos casos puede llevar al temblor muscular.

 

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

CONTACT US

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Sending
Indique Nombre y Apellido
Correo Electronico
Ciudad o Provincia
Indique Nombre y Apellido
Correo Electronico
Ciudad o Provincia

Log in with your credentials

Forgot your details?